El masaje reductor

 

Los masajes reductores anticelulíticos actúan sobre el tejido conjuntivo y ayudan a mejorar la irrigación y el drenaje linfático y venoso. El proceso de reducción se produce porque se liberan los ácidos grasos y toxinas acumuladas en la zona tratada. Su procedimiento es amplio por lo que no existe una definición total. Lo más importante de un masaje reductor es que activa la circulación sanguínea, aporta calor al tejido conjuntivo y ayuda a desinflamar los tejidos adiposos.

Los masajes reductores son manipulaciones de masa localizada a nivel de los tejidos adiposos. Ello no sólo alivia el estrés sino que también reduce el volumen de la grasa acumulada y, por tanto, el contorno de la zona afectada.
Para que sea efectivo el tratamiento de eliminación de celulitis, y considerando por ejemplo el grado de afectación de la misma así como las características del paciente, éste deberá asistir, como mínimo, cuatro o cinco veces para empezar a obtener buenos resultados.

Por otro lado hay que tener en cuenta la necesidad de combinar estos masajes con dieta, ejercicio y cremas para que los resultados sean realmente patentes. Tras varias sesiones se pueden llegar a perder hasta cuatro tallas.

Hay que tener en cuenta que lo que se pierde en estos casos es volumen o contorno corporal, pero nunca se hablará de peso.

Además del componente estético de este tipo de masaje es importante considerar que éste también contribuye al apaciguamiento del estrés y al relajamiento mental del paciente.

Muchas personas pueden ser reacias al uso de estas técnicas porque piensan que son muy dolorosas. Esto, si bien puede ser cierto en algunos casos, ya que trabajar sobre zonas con acumulaciones de grasa puede producir dolor, no es en ningún caso inaguantable; y si se llega a producir moratones o lesiones dérmicas, es porque no se ha aplicado correctamente el masaje.

En función del tipo de celulitis detectada, se aplicarán tratamientos diferentes. En futuros artículos os explicaremos diferentes protocolos de trabajo. Pero, de manera general, las maniobras del masaje reductor anticelulítico deben ser:

  • Lentas y profundas. Cuanto más lentas, más efectivas serán.

  • Presiones

  • Presiones deslizadas

Las zonas a tratar son:

  • Abdomen

  • Muslos y piernas

  • Glúteos

Y siempre debemos tener en cuenta ciertas precauciones y contraindicaciones:

  • Infecciones agudas

  • Insuficiencia cardiaca

  • Flebitis?trombosis?tromboflebitis

  • Hipotensión

  • Cáncer?tumores malignos

  • Hipertiroidismo

  • Superficies hinchadas o enrojecidas y dolorosas

  • Sensación de malestar

  • Menstruación

  • Trastornos en el bajo vientre

Por último, suelen utilizarse algunos aceites durante el masaje reductor:

  • Aceite base de almendras dulces

  • Aceites esenciales de geranio, ciprés e hinojo.

En cualquier caso, es fundamental no olvidar que para reducir la celulitis hay que modificar nuestra alimentación. Las bases fundamentales de la dieta anticelulítica son sencillas, y básicamente se fundamentan en buenos hábitos alimenticios que ayuden a eliminar toxinas y bajar de peso. El ejercicio también es un factor fundamental para luchar contra la misma.

© 2015 by Nuria Lizaso

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now